¿Cómo gestionar mi empresa en 4 pasos?

No hay fórmulas mágicas. Y la verdad, ¡no hay fórmulas tampoco! Sin embargo, hay un montón de buenas prácticas que pueden favorecer el curso sostenible de una empresa. Y de eso se trata: ver cómo los ingredientes y las herramientas generan una receta personalizada para lograr el éxito empresarial basado en la propia experiencia, las buenas prácticas y el acompañamiento profesional adecuado.

Hay muchos puntos para tener en cuenta; sin embargo, para comenzar, se pueden resumir en estos cuatro que menciono abajo. La reflexión honesta, sin pena, sobre la forma en que se hacen las cosas en la empresa propia y la visión del emprendedor forman el motor necesario para hacer el viaje que nos lleve a la meta.

Diagnóstico

Ese es el primer paso que debemos dar. Como usted sabe, estar enfermo no es la única razón para ir al médico. Más bien, es muy importante hacerlo periódicamente para asegurarnos de que estamos bien y para proceder si fuera necesario. El diagnóstico nos mostrará una “foto” de nuestra realidad actual y, si tenemos claro a dónde queremos llegar, encontraremos en ese primer paso “los puntos de dolor” que necesitamos abordar primero.

Hoja de ruta

El diagnóstico es el “dónde estamos” y la visión es “adónde quiero llegar”. Entre ambos, surge el mapa de ruta para trazar un camino seguro que nos permita superar las debilidades que pudieron registrarse en el diagnóstico. La hoja de ruta es un conjunto de procedimientos (sobre los cuales conversaremos en otro artículo) y debe ser flexible en cuanto al recorrido, pero debería ser estricta en cuanto a ciertos procedimientos y cumplimiento de metas, para que no traicionemos nuestras propias convicciones cuando surjan dificultades.

Plan financiero

Cuánto dinero disponemos, cuánto necesitamos, qué capacidad crediticia tiene mi empresa, cuánto debo generar para avanzar sobre la ruta trazada y, muy importante, cuánto creo que puedo generar con mi negocio, es una batería de interrogantes que necesariamente hay que responder para entender la factibilidad del negocio.

Ajustar el modelo de negocio

Una vez en marcha, es como cuando parte un convoy: comienza una caravana, con diferentes unidades y diferentes conductores, pero todos alineados detrás del líder. La lealtad del líder a los objetivos trazados en la hoja de ruta será fundamental para que ese convoy llegue a destino,  mitigando al mínimo las pérdidas. Seguir el mapa incluye una serie de procesos complejos, vinculados entre unos y otros, y se depende de la sinergia, de la actitud, del enfoque…

Para que Ud. se haga una idea más precisa: ¿recuerda la conquista del Oeste, motivo de tantos kilómetros de películas gringas? Había períodos de avance y momentos de detención, también. A veces, arreciaban los ataques de  pueblos indígenas, otras veces las lluvias, la nieve o el viento, y se llevaban las ilusiones de muchos a la noche de los tiempos. Por eso debían estar muy unidos, para protegerse de los obstáculos. 

Sí, como lo está pensando: ¡igual que en las empresas! Así que empiece de una vez con un buen diagnóstico y ¡prepárese para su “conquista del Oeste”! 

Silvia Álvarez

Punto de Ventas 7 Planificar su inventario le evitará dolores de cabeza 
Noviembre Negro facturación electrónica

Otros temas de interés

Menú