Al mal tiempo, buena cara

Cuando las cosas van bien, se percibe como si el tiempo se detuviera, y todo fluye, maravillosamente.
Pero parece que todo lo que sube baja en algún momento, y entonces uno puede caer estrepitosamente
golpeando el trasero con la cruda realidad. Y siempre hay alguien que te dice que no pierdas de vista el
horizonte… Solo que en esos momentos sobreviene la pregunta: dónde estás horizonte? Pues se fue a
dar por allá lejos, vaya a saber dónde.
Es el momento cuando procede la calma. La única manera de reencontrar el rumbo sorteando las
dificultades, es tranquilizarse, analizar todos los factores posibles que condicionan el negocio, e
identificar una oportunidad.
Sería más sencillo que el elenco estable del panteón griego se ponga de nuestra parte y genere una
situación mágica que nos saque del pozo. Pero difícilmente Zeus hará la primera inversión. Por eso es
fundamental sentarse con las personas de nuestro equipo de confianza, y escuchar y proponer ideas. Se
sorprenderá de las cosas que se le ocurren a las personas que están comprometidas con el negocio.
Anímese y sorpréndase!

 

Por Silvia Álvarez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quiero el demo gratis ilimitado, por 15 días.